Opciones

Por Michael Sixtophoto.jpg

Tengo varias opciones: olvidarme del puto mundo y de Syria, tomarme una botella de vino español, responder un anuncio en craigslist de una gordita tetona que necesita un abrazo… faltar al trabajo mañana como si no me importara nada. El mundo va en decadencia, dicen, aunque me parezca que siempre ha sido así. Por eso reconsidero mis opciones aunque sean inmediatas. Los planes a largo plazo suelen ser más dolorosos por inciertos. Afuera hay quienes piden a gritos una revolución, algo diferente, para variar. Esos son los menos. La mayoría, como yo, nos agarramos del día a día que nos alimenta dejándonos en el recuerdo eso que pudo haber sido, pero que nunca fue. Miro a mí alrededor; las personas se amontonan como hormigas… después se van a casa a tumbarse en el sofá a mirar la tele. Seguro las noticias de Syria, de la guerra que se avecina… de los hijos de puta que usaron gases contra la población civil. La realidad se distorsiona y queremos creer, o no creer, queremos. Tengo varias opciones. La gordita tetona enganchó ya con alguien más. La botella de vino pinta bien, pero tendría que salir a comprarla. Faltar al trabajo mañana definitivamente va. Y sí, olvidarme del puto mundo y de Syria… como si de verdad no me importara.