Un café y mil olvidos

Esta historia fue publicada hace unos días en Conexos, una nueva revista online de arte y literatura producto de la excelente colaboración entre Ernesto G., (Ernesto’s Page y iSawFinger Productions) y Rodolofo Sotomayor de Editorial Silueta. Gracias a Conexos, por incluirnos en su primera edición, y por el noble propósito de promover la literatura y el arte “sin fronteras generacionales o geográficas.” Larga vida y exitos les deseamos en kontARTE.

Por Michael Sixto

Por muchos años me había dedicado a comprar recuerdos. Sucios, gastados, maltrechos, descoloridos, olvidados. Por puro placer fui almacenándolos en un secreto lugar de la cocina entre las galletas y el café. A la gente no le molestaba deshacerse de ellos. Por lo general conseguía muy buen precio en barrios donde la vida transcurría muy de prisa. Con tal de hacer más, las personas vendían lo ya hecho. Era un hábito elemental de supervivencia. Como el extra peso que se tira por la borda de un barco a punto de hundirse, ellos se despedían del pasado. A nadie le importaba el pasado, excepto a mí; incluso el ajeno me parecía fascinante.

En las noches, cuando había silencio, sigilosamente me escurría hasta la alacena y me sentaba a repasar uno por uno todos mis recuerdos. Allí, amontonados entre comida sin preparar, se mezclaban con los míos propios y jugaban a crear historias siempre con finales diferentes. En esos minutos de paz, creía ser un hombre feliz.

Después de pasar tanto tiempo comprando espacio andado por los demás fue difícil hacer por mí mismo. Los viajes a los suburbios se fueron limitando a medida que mi hambre de recuerdos seguía creciendo. Era una droga y ya no podía parar, pero estaba atrapado en espacios del ayer. La casa se me hizo inmensa. La idea de salir afuera lentamente se fue evaporando como el agua en la tetera que nunca serví. Entonces sentí mucho miedo. Refugiarme en el pasado de recuerdos ajenos no me ayudaba. Mis recuerdos se habían fusionado de tal manera que ya no sabía distinguir entre los comprados y los genuinos. Tenía que desechar todos esos recuerdos para salir de mi encierro.

Fue entonces que los puse a la venta. Sorprendentemente y a pesar de mi escepticismo, muchos vinieron y muchos compraron. En el proceso rostros familiares comenzaron a repetirse. La gente venía a buscar recuerdos que años atrás me habían vendido. Al parecer solo se podía hacer hasta un punto, después solo quedaban los recuerdos. En mi caso la ecuación se había invertido.

Cuando me libré de ellos, de cada uno de ellos y el escondite secreto estuvo vacío, me hice un café acompañado de galletas… y salí afuera, a caminar.

Art Basel Miami Beach, edición 2011

Por Zahylis Ferro

Publicado por Neo Club Press

Cuatro días de celebración comienzan hoy en Miami para artistas, curadores, coleccionistas, críticos  y aficionados al arte de todo el mundo, donde se auspicia la 10ma edición del Art Basel Miami Beach, probablemente la más prestigiosa exhibición de arte de las Américas.

Del 1ro al 4 de diciembre unas 260 reconocidas galerías de arte de todo el mundo expondrán las obras de más de 2000 artistas, en las que convergen nuevas interpretaciones del arte contemporáneo en desarrollo así como  raras piezas de arte museables.

Aun cuando las mayoría de las exhibiciones y eventos comenzarán hoy, diciembre 1ro,  en la noche del 30 de noviembre el Art Basel, en colaboración con  el Bass Museum of Art en Miami Beach, comenzó a recibir a los primeros visitantes atraídos por el evento llamado Art Public. Art Public, que tiene como escenario el Collins Park y presenta una veintena de muestras artísticas diseñadas para espacios abiertos y exhibiciones públicas entre las que figuran esculturas, instalaciones y prototipos interactivos.

El espectáculo no se limitó a la exhibición de las obras sino que además contó con la participación de artistas como Theaster Gates y Sanford Biggers, el músico brasilero Ronald Duarte y  los grupos musicales The Black Monks of Mississippi y Moon Medicine, que actuaron al aire libre en el Oceanfront escenario.

El frío de la noche y la brisa del mar no desalentaron a los visitantes que recorrían las instalaciones y hasta se sumaban a ellas, como fue el caso de Levitating the Fair, un proyecto interactivo que involucra la acción colectiva de cientos de voluntarios para levantar, hasta la culminación del Art Basel el 4 de diciembre, una plataforma escultural de 10 X 20 X 20 pies compuesta de madera y poli espuma, y que evoca las atracciones del New York Wold’s Fair de 1939.

Los voluntarios tomaran turnos alrededor de la plataforma, levantándola sobre el nivel del suelo y sosteniéndola, lo que para su artista creador Glenn Kaino es una representación de la inversión física y el compromiso personal que se requiere para concebir momentos creativos. Interesados en participar pueden dirigirse directamente al Collins Park o suscribirse como voluntarios en la página web http://www.glennkainostudio.com/levitating.

El Art Basel Miami Beach 2011 marcha ya viento en popa y a toda vela. Las exhibiciones se presentarán en el Miami Beach Convention Center y en una docena de recintos feriales en diferentes aéreas de Miami desde Wynwood hasta South Beach, incluyendo el Design District y otros puntos intermedios. Sin dudas una fiesta visual para todas las edades y una celebración al arte, sus creadores y fieles.