De regreso

Por Zahylis FerroGarden

Me disculpo de antemano con mis amigos por la ausencia prolongada. Hace más de tres meses que no asomo las narices por kontARTE y no es que crea que me han extrañado los muchos, pero si los pocos que han tenido a bien reclamarme con delicadeza la falta de dedicación.

No suelo disculparme a la entrada. La mayor parte del tiempo lo dejo a modo de conclusión. El orden de los factores no altera el producto pensarán. Quién sabe. El punto es que solo he encontrado una disculpa inicial que valga la pena, y es esa que dice “pido perdón a los niños por dedicar este libro a una persona mayor…” De sobra la identificaran como El Principito. Pero a veces hay que pedir disculpas a las personas mayores, a quienes probablemente defraudaré  con este post, personas mayores que quizás pensaban que luego de tanto silencio escribiría algo sustancioso y bien cuajadito así como un buen ajiaco criollo y que se quedarán perplejos ante esta sopa de arroz aguada.

Cuando sobran las palabras, a veces, paradójicamente faltan. Y el exceso de palabras de los últimos meses me ha dejado sin voz. Dos conclusiones, una mala y otra buena. La mala: pasarse, es a veces peor que no llegar. La buena: la voz, aunque titubeante y extraviada puede reencontrarse. O al menos esperemos que así sea. De ahí precisamente viene la idea de la disculpa: no tengo un producto que ofrecer. No tengo una historia. No tengo una voz. Y dedico estas líneas a los niños, no a las personas mayores, porque a paso de bebe es que me lanzo a intentar recobrar esa voz que quiero pensar no es ajena y está solo perdida.

Hace unos días comenzamos el ambicioso proyecto de plantar un pequeño huerto en casa. Guajira como soy, me he dado cuenta que se muy poco o nada del arte de cultivar. Sin mucha idea de cómo, cuanto y cuando le metí manos al asunto y espero que me dure la ilusión, y no se me mueran las plantas o lo que es más importante, que no me las arranque el viejito que corta la yerba del barrio cada mes. Viene mañana por cierto. Miro mis pequeñas plantas endebles y tiemblo. Ellas no saben. Pero yo sí. Ya una vez intentamos un jardín. El cortador de yerbas cercenó cuanto verde encontró sin piedad. Nos dejó a cambio un cantero pulcro y desolado donde a cada cinco cuartas crece una mata decorativa que más bien parece replicada en un intento soso de armonía conceptual.

Me jode la armonía decorativa. Quizás por parecer un pequeño reguero verde, mi jardín pasó a la historia la primera vez. Hoy limpié el cantero  y le puse un cartel agresivo y excluyente con la intención de proteger a las menudas plantas. Espero que las vea el podador. Espero que cuando llegue del trabajo mañana el huerto aun exista. Espero que a paso de bebé y tenacidad de planta pueda recuperar la voz perdida. Espero que en la tierra mojada pueda cultivar las palabras que busco, las que tuve y las que no, y las que presiento pueda llegar a ver florecer un día.

Sin disculparme más nos auguro un proceso lento en el que los he involucrado sin permiso ni clemencia. Proceso de conquistar canteros que he dejado comerse a  la yerba. En el proceso creativo es tan mala la yerba como la aridez. Son, de manera diferente, la misma cosa. No prometo nada. Me gustaría, sin embargo que nos quedáramos… a ver qué pasa.

Anuncios

2 pensamientos en “De regreso

  1. Reina, no pienso irme a ninguna parte! Te extrañè coño!!! Te extrañamos y tu voz la mantienes, esto solo ha sido un descanso necesario. Una pauta.Esperamos pacientemente todo lo que venga de ti que por venir de ti, ya es especial! Boba!! Te quiero y salto de alegria por tu regreso! Muakisss 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s