La Fuga

Por Michael Sixto

Caminábamos por las calles desiertas con la cabeza gacha, con la respiración aguantada, en silencio, ciegos, casi sin aire caminábamos, y los perros se alejaban preocupados al vernos pasar. La ciudad era una jaula de oro… por eso debíamos partir.

Tan bien lo sabíamos que preferimos callar, no decir una palabra, guardarlo como un secreto que no podía ser compartido ni siquiera con la mirada, ni siquiera con un suspiro.

Para entonces ya la ciudad sabía de memoria nuestros nombres y el mar saboteaba el momento con grotescas olas que morían a nuestros pies. Habíamos regresado a los inicios.

La necesidad de avanzar nos mantenía vivos, como sucede en las tardes de hastío en que tememos a lo desconocido… y nos quedamos sin palabras. Habían razones, o creíamos tenerlas, tu y yo, al final de cada beso.

Pero ahí estábamos, escapando, o intentando no estar y la silueta amiga nos seguía a través de las claraboyas de los portales.

Y así, las calles terminaron y la ciudad quedó olvidada entre claro oscuros del ayer. Justo antes de extinguirse la última gota de luz nos detuvimos en medio del sendero. Volteamos la mirada atrás… y seguimos caminando.

Anuncios

8 pensamientos en “La Fuga

  1. “Habían razones, o creíamos tenerlas, tu y yo, al final de cada beso.”
    Me encantó!! Me encantó!!! Este texto me trasmite tanta paz…tanto equilirio. Y la foto..la foto está como “mandada a hacer” ! Comparto el post.
    Abrazote M.

      • Paz??? A mi me parecio resignado (y valiente) como cuando dejé Cuba…como cuando supongo uno se siente cuando sabe va a morir. No sé, quizás esté tan lejos de tu intención…pero me encantó! Eso, siempre!!!!

    • ¿Te parece? quizás pueda dar esa idea de resignación por el tono poético de algunas oraciones, pero, si te fijas… siguieron caminando. El que se resigna (como esperando la muerte) solo se sienta, a esperar.
      Igual me gusta que lo hayas visto de otra manera.
      No, no es Ariel, se parece de espalda, pero no
      Un beso bonita, gracias

    • No sé si es porque todos me lo dicen (y me lo creo más de la cuenta) o simplemente porque no logro escribir de otra manera, ese tono poético es una sombra que me persigue; pero si a personas como tú le gusta… créeme, ¡esa sí que es una buena señal!

      Gracias, Otro abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s