Mal-trato

Por Michael Sixto

Estás cansada de tardes de luz y calor. Me dices que esta ciudad es asfixiante y lenta como un caracol adormecido. Me quieres besar pero dudas. Sientes pena de mí. Me odias en silencio por haber sido parte del juego. Me llamas aprovechado, sucio, puta del sistema. Es culpa del hastío y la insatisfacción. Ya sé; te justifico. Vivimos en un mundo sin pies ni cabeza. Tu sexo activista es esplendido, empapado. Suena el teléfono. Es tu padre. Pregunta si estoy contigo. Le dices Aja y me miras con desdén. Siempre termino juntándome con mujeres que me desprecian. No me importa, tampoco el calor de la ciudad que he escogido. En mi mente funciona de otra manera. La mediocridad no existe, tampoco los ganadores. Eso no lo logras entender. Te digo que lo que nos queda es el momento. Lo demás ya no cuenta. Te burlas y gritas que vivo sin propósito en la vida. “Tenemos que luchar por algo, ser parte de algo… identificarnos con algo” y la cara se te pone roja de rabia. Eso me excita mucho. Tengo una erección. Entonces dejo de escucharte. Te imagino desnuda forcejeando con toda una ciudad de gente vulgar con ganas de poseerte. Cuando salgas por la puerta me masturbaré con ese pensamiento que intento conservar. La ciudad afuera espera por tu arrebato. La ciudad también te quiere poseer.

Estás cansada de tardes de luz y calor y de la lánguida ciudad que nos consume. Yo aun no me he cansado.  Y sí, soy una puta del sistema- te digo sin que me importe- pero gracias a eso he podido pagar por ti.

Anuncios

5 pensamientos en “Mal-trato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s