Pequeña historia de amor (O “Historia de amor pequeña”)

Por Zahylis Ferro

No quería besarla bajo la lluvia pero lo hizo. El era un tipo duro, de esos que no regalan flores para que no lo vean así, tan vulnerable. Mejor ordenarlas y que las enviaran directo a la oficina. Los tipos duros no besan bajo la lluvia. Eso es peor que regalar flores. Eso es caer en el romanticismo mas bajo y soso que se pueda imaginar.

La lluvia y los tipos duros no se llevan. La lluvia los ablanda. Se ablandan y se desmoronan. Antes, cuando era mas joven e inexperto se quitaba la camisa en pleno aguacero y seguía pedaleado a la misma velocidad. Pero esos eran otros tiempos y ser hombre a todo era el premio mayor. En esos tiempos se hacían muchas locuras. Se maltrataba mucho el cuerpo y la mente. Se desgastaban sin pensar en el mañana. Joven e inexperto, la lluvia le había regalado catarros y neumonías, cosas que lo habían hecho a su vez mas hombre a todo, sin tolerancia para romanticismos.

No quería mojarse, pero esperó hasta el último momento para quebrar el abrazo y salir corriendo. Aquella muchachita se le reía en la cara con unas ganas explosivas y contagiosas a la vez. Se le adhería al cuerpo y se le calcaba en la piel, burlándose de la ropa, que en él era apenas una capa fina de vulnerabilidad y pudor.

Ahora la lluvia, la ropa, su desnudez y ella se fundían en una misma cosa, y el prefirió besarla antes que empezar a temblar, de frío, claro esta, porque los tipos duros no tiemblan de emoción.

La lluvia se le metió en el cuerpo y empezó a lloverle por cada poro. Toda ella era aguacero torrencial que le sacudía el cuerpo en espasmos afiebrados. Lo que un extraño hubiera considerado romanticismo puro era solo el principio de una larga cadena de contradicciones. Ella empapada de él, él ahogado en ella, pronto se olvidaron de lo superfluo  concentrándose en tareas mas apremiantes como la secar lo mojado, evaporar las humedades y encender fogatas que luego de hacer arder los cuerpos se acurrucarían lentamente al calor de la brasa, ardiente aun, negándose a perecer.

No quería morir bajo la lluvia, pero al besarla y dejarse besar, se supo terriblemente muerto.

 

 

 

Anuncios

8 pensamientos en “Pequeña historia de amor (O “Historia de amor pequeña”)

    • te parece? Mira tu!!!! Me sorprende el comentario porque hace unos dias Rodolfo me dijo algo parecido. No tenia idea que trasnmitia algun tipo de sequencia de imagenes. Nada, que ha sido una agradable sorpresa, mas de lo que esperaba de ese pequeno cuento sin dudas. Si te animas, yo pongo el guion, tu la direccion y edicion y hacemos un short film…Que te parece???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s