Serie: El regalo de Rodolfo: Preludio

Por Zahylis Ferro

Conocer personalmente a los autores de los libros tiene un encanto especial. Y no es precisamente el hecho de pisar el mismo suelo que pisa alguien famoso, por decirlo de alguna manera, aunque no es menos cierto que converger en esa misma dimensión con la persona que admiras de antemano es indescriptiblemente emocionante. Pero es algo más que eso… es como dejar de sugestionarse ante la aparición del “coco”, como rellenar oraciones incompletas con las palabras correctas, como empujar una puerta cerrada sólo por curiosidad y sentar como cede y darte cuenta que esta abierta y que puedes entrar. En pocas palabras, conocer a los autores es un poco perderle el miedo a la silueta de un nombre, asumir la condición humana detrás de un humanismo que hasta entonces sólo concebías mediante letras y descubrir a la persona que has imaginado de muchas maneras.
Una ventaja de conocer a los autores es que tienes más acceso a sus escritos, a los publicados y a los que aún están en proceso de creación. Y, sí, por qué no, de vez en cuando te regalan libros, libros que no me importaría comprar por supuesto, pero que al volverse regalos alimentan el ego y lo hacen sentirse a uno raramente especial.
Desde hace un tiempo atrás he venido lentamente conociendo a ciertos autores. En algunos casos los libros han sido la consecuencia, en otros la razón de ser. Entre mis nuevos conocidos esta Rodolfo Martínez Sotomayor, a quien considero una “minita de oro,” no sólo porque el mismo es escritor, sino porque además tiene acceso a muchos otros escritores, y por ende a sus escritos y porque para ponerle la tapa al pomo, me ha hecho el generoso regalo de un grupo de libros de autores que conocía o he conocido después.
Freak de libros como soy yo, llegué a mi casa con más manos llenas y una ansiedad loca por leerlos todos a la vez. Uno, dos, tres, ya se han rendido a mis ojos, dejándome con la idea en la cabeza de escribir algo sobre cada uno de ellos y publicarlo en kontARTE. La sección de Cuéntame para kontARTE, concebida originalmente como una especie de círculo de lectura cibernético y que con el tiempo ha sufrido una metamorfosis natural y es ahora más un espacio para recomendar y resaltar los libros que pasan por mi vida, va a nutrirse en los próximos meses de títulos sugerentes, de autores cubanos que Rodolfo tuvo a bien poner en mis manos.
En lo personal creo que las buenas acciones se agradecen. Creo además en la continuidad de las buenas acciones: a una, otra. Gracias Rodolfo. Regalaré, a cambio, a ti y a los autores, y a todo el que quiera leerlas, mis palabras, lo más mío que puedo regalar.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Serie: El regalo de Rodolfo: Preludio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s