El Deseo

Por: Michael Sixto

Me despierto temprano porque el ruido de la ciudad me saca a patadas de la cama. Cosa sencilla para alguien que vive una vida sencilla. Me siento frente al ordenador buscando refugio. La página en blanco del documento que nunca empecé la noche anterior me da los buenos días. Trato de recordar las ideas con las que me fui a dormir pero es en vano. Afuera la gente pasa a prisa, gritando. Las bocinas de los carros no paran de sonar. No entiendo cómo el día de alguien puede comenzar tan violentamente. Trato escribir de eso. Termino la primera oración, luego otra más. Lo releo en silencio. Esto es una mierda. Quién coño quiere leer de gente apurada con vidas agitadas. Lo borro todo. El cursor sigue su imperturbable parpadear. Creo que se burla de mí. Hijo de puta. Antes era más sencillo. Si no me gustaba apretujaba el papel emborronado de tinta y con furia lo echaba a la basura. Había esperanza de comenzar fresco, desde cero. Ahora es diferente, el maldito ordenador en su estática forma me gana la pelea y después de tantos años usándolo ya ni puedo escribir a mano. Me he convertido en una puta dependiente de la tecnología. Se me ocurre que quizás pueda escribir de las putas. Ah, no. Ya lo he hecho antes y no he tenido aceptación. Sigue la jodida bulla afuera. Si tuviera dinero me iría lejos a tumbarme debajo de un árbol. Tal vez todo esto son solo excusas y no escribo nada porque soy muy mal escritor. Ya me lo dijo mi padre antes. Me da igual, que se vallan todos a la mierda; la escandalosa gente afuera, mi padre, la columna en el periódico que nadie lee, mi editor y sus tres mil pesos de adelanto por el próximo “best seller”. Lo único que deseo es dormir en paz y escribir, para mí. Intento de nuevo poner en orden las ideas. Escribo un párrafo gigante. Lo leo. Me gusta. Tiene sentido. Son todas mis frustraciones alineadas a la perfección. Lo termino y me lo envío a mi e-mail. Estoy contento. El ruido en la calle no ha parado y creo que alguien toca a la puerta. Ignoro ambos y con una sonrisa de satisfacción regreso a la cama. Cosa sencilla para alguien que vive una vida sencilla. Me voy a descansar.

Anuncios

2 pensamientos en “El Deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s