El arte y la basura

Por Zahylis Ferro

Fue interesante ver como viejos almacenes se convirtieron en recintos feriales. Y como paredes carcomidas y sucias se llenaron de imágenes coloridas sirviendo de marco al arte y en algunos casos, volviéndose arte ellas mismas. Y sí, aunque “arte” es en cierto modo un tema cuestionable, es innegable la vivacidad que en todas sus manifestaciones, el arte tomó en las calles del Design District, durante el Art Basel, este fin de semana.
Yo no me considero una conocedora de arte. Nunca lo he estudiado demasiado ni lo sigo en su incesante evolución, pero hay algo interesante que el arte logra en las personas, una conexión a nivel personal y social que es capaz de transformar y contagiar a muchos. Y no sé si son los colores, o la variedad, o la originalidad, pero las personas lucen mas abiertas, mas vulnerables, mas alegres cuando ponen el arte a su nivel, o se ponen al nivel del arte.
Este domingo, de gira turística por el Midtown me asombré de cuanto ha cambiado la zona. Las galerías, los bares, los cafés y restaurantes florecen donde el polvo se ha cansado de ser polvo y las paredes se han casado de ser paredes. Y prometen el nacer de una nueva era, a mi parecer, menos prejuiciosa y superficial.
Debo confesar que aún con la mirada saturada de aceptación artística fue perturbador verla allí, inequívocamente olvidada junto a la basura. Mi amigo Dante me la mostró con consternación. La escultura no era, para que mentir, lo mas bello y conmovedor del mundo, pero otras más carentes de encantos había visto ya ocupando lugares más reconocidos. Sin dudas el arte de Hans Van de Bovenkam había sido relegada a un plano, que incluso para los estándares de la zona, donde la ambientación y la estética no son necesariamente los platos fuertes, lucía humillante.
No sé como llegó la escultura a la esquina del parqueo de Gary Nader Fine Art Gallery, la esquina destinada a la basura, donde ni siquiera aparcan los carros. Pero la verdad es que me dio pena. Alguien puso esfuerzo, invirtió tiempo y junto materiales e ideas para crear una forma de arte, para muchos quizás debatible, cuyo significado estamos lejos de desentrañar, pero no por eso menos digna de respeto. En pocas palabras, un artista en el 2006 había perdido su tiempo.
Sí, el arte a veces puede confundirse con basura. La basura incluso puede exponerse como arte. El arte y la basura pueden apoyarse mutuamente y ofrecer una variedad de motivos a quien las aprecian que son, como casi todo en la vida, a gusto del consumidor. Pero a veces, esta vez en específico, el arte y la basura eran dos polos opuestos, elocuentes hablando de sus diferencias.
Estar en el lugar equivocado a la hora equivocada…un triste final para el arte, en el único sitio, y en la única época del año donde casi todo puede ser etiquetado como arte sin provocar miradas recelosas. Ojalá yo sea muy negativa y la larga vida, y el éxito de esta escultura superen su mustio destino. Ojalá….

Anuncios

2 pensamientos en “El arte y la basura

  1. La verdad es que Kontarte tiene de todo. En estos ultimos Dias he leido un periodismo de primera…. Este ultimo a pesar de ser un poco triste, es realmente excelente!
    Quisiera pensar que el autor de la obra eligio el lugar (al lado de la basura) a proposito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s