La evolución de un pavo y Acción de Gracias

Por Zahylis Ferro

A mi abuela, mujer de campo, nacida y criada en el campo, se le salirían los ojos del asombro si viese los revueltos de “white eggs” que compra mi compañero de trabajo, lo que dicho en el buen cubano que habla ella, es revoltillo de clara de huevo. Se sorprendería también de la popularidad del termino “orgánico” porque para mi abuela no hay nada que no sea natural, y “orgánico” ya que todo viene de la tierra, y a la tierra vuelve en ese circulo mágico que ha sido su vida en el campo desde siempre. Y sin dudas se quedaría sin palabras si viese lo sencillo que es cocinar un pavo en Acción de Gracias.
Lo primero es que para mi abuela un pavo no es un pavo sino un guanajo, palabra mas sonora y divertida pero sin dudas menos rimbombante. Mi abuela no cree en la rimbombancia. Cree en el trabajo duro, en la familia y en la risa. Y en las innumerables veces en que la ví cocinar pavo, o guanajo, para una comida familiar, nunca la ardua labor de hacerlo pudo opacar su sonrisa.
El pavo en mi casa nunca se usaba para conmemorar Acción de Gracias. Esa era una festividad desconocidamente rimbombante. Se cocinada, cuando “a Dios gracias,” había crecido lo suficiente y se había puesto gordito. Ahí empezaba la odisea. Desde el Roberto, agárrame aquel guanajo para la comida que siempre tenía que repetirle a mi abuelo, sordo a conveniencia, al menos tres veces, hasta el prepara agua caliente, mete al ave muerta, arráncale las plumas, pica aquí, bota allá, sazona, revuelve y pon la mesa. Esta ultima era la parte que me tocaba a mi, y a veces hasta me quejaba porque ¡mima, eso es tan pesao!
En otras ocasiones he hablado de mi relación hostil con las artes culinarias, pero este año, por primera vez en mi vida, obviando las recomendaciones del Food Network y las recetas de Internet, con la imagen de mi abuela en la cocina, me decidí a cocinar mi propio pavo. Descongelé el animal, lo saqué del nylon que lo envolvía, sin saber a ciencia cierta que encontraría debajo, y hasta a mí, acostumbrada ya a las bondades del primer mundo, me sorprendió el tesoro. Un ave magníficamente limpia, me recibió, viceras curiosamente envueltas y puestas dentro, y hasta un estuchicho plástico con el gravy casi-casi hecho con instrucciones perfectamente detalladas por si a alguien le quedaban dudas de que hacer con aquello. Pensé en mi abuela y la escuche reírse. Así cocina cualquiera. Y así es.
Acción de Gracias ha pasado y mi pavo quedó de fotografías. Para los mal pensados, o los de poca fe  -como yo misma que no confiaba en mi talento culinario si es que lo tengo- sabía tan rico como lindo lucía. Mi abuela hubiera estado orgullosa. La escucho reír. Sí, gracias… ¡gracias hay que dar  porque el guanajo venía casi hecho!

Anuncios

4 pensamientos en “La evolución de un pavo y Acción de Gracias

  1. Tu abuela me recuerda a mi madre cuando estuvo de visita. Siempre decía: “Así cualquiera cocina” refirièndose a las facilidades culinarias de este primer mundo. Ahora bien, en cuanto a la calidad del pavo que cocinaste, creo que tenemos que ser objetivos y esperar un post de Michael al respecto.

    • Sr. Sparks, la verdad es que (conocedor yo de las cualidades culinarias de Z) en un principio me mantuve bastante escéptico y no me deje enganar por solo la apariencia del ave; pero cuando lo probé… ummm estaba realmente exquisito! y a mi no me gusta el pavo. Nada que Z no deja de sorprendernos ni en la cocina!
      Un abrazo y como dicen aquí: Happy Holidays!

  2. Pues fijate que yo cocino todos los dias menos el dia de accion de gracias porque ese pego la gorra donde los viejucos que me malcrian 🙂 Y que paso con los leftovers? Se aceptan donaciones por DHL 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s