Te veo venir, viernes

Por Zahylis Ferro

Los viernes son como una joven coqueta. Presumidos por naturaleza tienden a darse importancia y hacerse desear. Los viernes se saben esperados y eso les da un aire de exclusividad. Juegan a los escondidos, se retrasan a propósito obligando a sus adoradores a comerse las uñas, quitarse poco a poco el esmalte, sentarse en el borde de la silla y mover las piernas con ansiedad.
Cuando los viernes finalmente llegan, sus fanáticos corren a su encuentro. Lo tratan con deferencia y lo ponen en un pedestal. El viernes es el preludio a la libertad del fin de semana, e incluso quienes de esperarlo desesperan y están tan agotados de desear la libertad que ante el encanto del viernes no pueden levantase de sus sillas, emocionados aplauden su entrada.
Viernes, día de finales, que contradictoriamente abre mas puertas de las que cierra. Todos tienen un plan para después del viernes. Incluso cuando los planes son de no hacer planes, los viernes iluminan el camino. Es día para descompresar tensiones, quitarse pesos de encima, olvidarse del “se debe” y darse el lujo de pensar en el “se quiere.”
En los trabajos nada pasa los viernes. Solo los viernes pasan por sí mismos. Y es cierto que a veces generan una urgencia a “terminar” las cosas pendientes, pero hasta en esos casos siempre aparecen razones para dejarlas para después. Es como si existiera un pacto secreto del que todos saben pero nadie comenta para abandonarse al desvarío. Pocos exigen y de pocos es exigido algo los viernes. Vestirse casual e irse a casa mas temprano parecen ser practicas más comunes.
Son especiales y lo saben. Lo saben y lo explotan. Lo explotan y con una gracia exquisita se dejan explotar y  regalan sus encantos a quienes tanto han soñado con ellos.
Una sonrisa me nace de pensar en que existen. Y feliz te veo venir, viernes.

Anuncios

11 pensamientos en “Te veo venir, viernes

    • Quizas, Denis. Lo que recuerdo de la intimidad entre esos dos viene de cuando tenia 9 y era muy, muy, muy, inocente. Gay o no, si Viernes hizo feliz a Robinson, nadie le quita lo baila’o. Un abrazo amigo!

  1. Ohhh!!!! Tan encantador que me han dado ganas de ser como un viernes, eternamente deseado. Lastima que aun me sienta como un miercoles. Puede que este martes eso cambie, you konw, cause los martes son mis viernes….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s