Una Historia Sencilla

Por Zahylis Ferro

Un hombre encendió la televisión justo en el momento en que alguien hablaba de la importancia de la lectura en la vida y el desarrollo intelectual del ser humano. Ya en otras ocasiones había oído hablar del tema sin prestarle mucha atención. Para ser honesto, le parecía un concepto anticuado.
Esta vez, quizás porque llevaba una semana pensando en la vecina rubia que se había mudado para su edificio, la idea de leer no le pareció tan extraña. La muchacha era alta, rubia, pelo teñido por supuesto, pero que importaba eso, y podía decirse que era todo un monumento. Siempre lo saludaba con una sonrisa coqueta cuando se cruzaban y él, buen observador dicho sea de paso, había notado que siempre llevaba en el bolso dos o tres revistas de moda.
Impresionar a una persona culta no es sencillo, pensó el hombre y se sonrió a sí mismo porque ya había encontrado la solución. Salió a la calle y antes de llegar al final de la cuadra en la que estaba la biblioteca, entro al banco y solicito tres tarjetas de crédito. Se las dieron por supuesto, y entonces se fue de compras. Ropa nueva, joyas, una televisión más moderna, zapatos elegantes, perfumes, una mesa de centro para la sala y dos revistas para colocarle encima, HOLA y Seventeen, por si la muchacha era bilingüe. Ahora solo faltaba esperar.
A fin de mes le llegaron tres sobres gordos. Complacido, invito a la rubia a su apartamento a tomar café, una nueva mezcla gourmet traída de América Central que sabía a gloria. Cuando ella empujó la puerta, se lo encontró leyendo. Las facturas de las tres tarjetas de crédito no eran cosa de juego, pura y jugosa intelectualidad.
Como era de esperarse todos quedaron complacidos. La rubia pareció impresionada ante el lujo del apartamento y el haberse encontrado con un hombre tan culto y de buen gusto. El hombre conquistó a la rubia y como tambien era de esperarse, dejó la lectura para más tarde. Juntos se sentaron en el sofá a mirar las revistas que por cierto, tenían unas fotos preciosas.

Anuncios

4 pensamientos en “Una Historia Sencilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s