Regresar

 

Por: Michael Sixto

Los hombres se juntaron alrededor de la hoguera. La luna sobre sus cabezas brillaba como un sol. Las mujeres asustadas observaban desde lejos con ojos de pescado. Los hombres en silencio contemplaban las llamas con la misma intensidad que una madre mira a su recién nacido. Las varias formas del rojo fuego jugaban a crear figuras. Los hombres juntaron sus manos abrazando las flamas y con devoción pidieron a sus dioses prosperidad y valentía. Transcurrió una ahora, dos, tres; los hombres inmóviles seguían tomados de la manos. Las mujeres curiosas, por vez primera decidieron acercarse atraídas por la energía irresistible que flotaba por el aire. De a pocos las mujeres se fueron fundiendo a los cuerpos inertes de sus hombres. La lumbre se hizo más fuerte y el calor se tornó irresistible. De pronto ya no hubo sexos diferentes, no más hombres ni mujeres solo la noche y la luz de la luna sobre una gigantesca pira de cuerpos fundidos.

A la mañana siguiente un camión de limpieza barrió a prisa las cenizas, humeantes aun, de aquellos que decidieron regresar.

 

Anuncios

8 pensamientos en “Regresar

  1. Hoy hay luna llena y un clima perfecto para hacer una hoguera, la podrías hacer junto al mar, eso sería romántico y liberador, y creo que valdría mucho la pena incluso sabiendo que serás basura en la mañana.

  2. Valentía si hizo falta. Todo por defender la creencia de cada cual, hasta de las existencias insignificantes, mejor dicho, más sencillas de ser. Esta historia se va en un suspiro, corta y certera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s