El Incógnito (O déjà vu gástrico) I

De más esta decir que esta Historia de la Semana debiera llamarse la Historia del Mes. La verdad que, para decirlo en buen cubano, darle forma me ha costado un trabajo del carajo. Como siempre tratamos de preservar los comentarios lo mas intacto posible, esta historia se volvio larga y como las historias largas son difíciles de leer, esta vez vamos a tener una historia contada en tres capítulos. Aquí va el primero de los tres. Espero que lo(s) disfruten.

Por Tay, Monica, Raul y kontARTE

Parte 1: El principio del fin

Cuando tocaron a la puerta había acabado de sentarse frente al televisor con una hamburguesa calentica y una jarra gigante de cerveza fría. Había comprado la película Sex and the City desde hacia varios días y ahora estaba por comenzar. “Ño….que punteríaaaaa. ¿Quién carajo será a esta hora?” No esperaba visitas. No conocía a nadie en el edificio. No tenía amigos que acostumbraran a solo aparecer. Miró su teléfono y no tenía llamadas perdidas. Pensó ignorar el toque y ya le daba una mordida a la hamburguesa cuando tocaron otra vez. La música melosa de Sex and the City empezaba a sonar y no le hubiera gustado que nadie supiera que él, hombre macho, varon y masculino hasta la muerte sin ninguna preferencia por los arcoiris, estuviera viendo por voluntad propia una película así. ¿Quién podría ser? pensaba, y un tercer toque lo hizo saltar en el sofá como si le hubiera cogido un corrientazo.

¿Quién es? gritó.

Ni siquiera lo pensó dos veces para apagar el televisor. Se acomodó las chancletas como pudo y en dos zancadas desbocadas alcanzo la puerta.

“¿Quien coño será?”- dijo en voz alta mientras su mano derecha se aproximaba al picaporte y su mente se perdía en lo que podía haber resultado una tarde sin testigos, de él con su otro yo.
En el interior de la casa se respiraba el aroma a vainilla de velas encendidas (otro motivo más para no ser descubierto). “Y es que a veces hasta los mas hombres necesitamos de estas mariconerías” pensó apaciguando sus dudas.

“Quien será”- dijo (casi susurrando) más intrigado que molesto ante el cuarto toque.
Y cuando la puerta finalmente se abrió y el aire de la calle robo un poco del aroma dulce impregnado en la casa, el mundo(su mundo), se detuvo. Allí estaba él, el único hombre que le robaba el sueño, el único hombre al que amaba, el único hombre que había demorado mucho en aparecer… su hijo.

Hacía siete años ya que no lo veía, las interminables peleas con su ex  habían hecho que tomara sus maletas y se fuera. Necesitaba paz, una paz que no  hacía mucho no tenía, y que encontró en su pequeño apartamento de velas de vainilla y cerveza fría. “Todo tiene su precio” –pensaba de vez en cuando para mitigar el sentido de culpa que sentía por haber dejado pasar el tiempo entre ellos. “¿Cómo iba a pararse en frente de él si hacia un año que no lo buscaba?” Y luego fueron dos y antes de que se diera cuenta se le habían pasado siete años reuniendo valor para enfrentarse a su hijo. “Nunca le dije lo mucho que lo quiero”- pensó muchas veces se torturándose por horas pensando en lo mal padre que había sido. Ahora, el momento que había temido por años había tocado a su puerta. Dudo unos instantes antes de poner la mano en el picaporte. Habría preferido haber pasado todos esos años preparándose para este momento en vez de torturándose por los errores pasados. Su hijo permanecía en silencio, expectante. “Lo siento”- dijo el padre y rompió a llorar como un niño. Si, de vez en cuando los hombres también lloran y él no era la excepción. Cuando después de unos segundos levanto la mirada, vio que su hijo también lloraba. No había, sin embargo, rencor en sus ojos enrojecidos, ni preguntas, ni siquiera desazón. Dolor. Puro dolor fue lo que encontró. Y así, a bocajarro, le soltó la noticia que jamás hubiera esperado escuchar.

-Se fue. Ella se fue papa. Me dio tus cartas. Todas. Y luego se fue.

********************************* CONTINUARA*****************************************************

Anuncios

3 pensamientos en “El Incógnito (O déjà vu gástrico) I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s