La magia de los Advent Calendars

Por Zahylis Ferro

Tenía como 10 años cuando unos amigos de mi tío Lázaro me regalaron algo que nunca había visto antes. Era una especie de caja de cartón de muy poca profundad con dibujos de navidad en las dos caras, sin una tapa propiamente dicha, pero lleno de pequeñas ventanitas con números que al abrirse tenían chocolates de figuritas dentro. Si, un advent calendar. Imposible describir la felicidad que me dio aquel regalo inusual. En una casa de campo de una Cuba de principio de los años 90, hablar de navidad y chocolates rellenos de licor era bastante anacrónico. De mas esta decir que mi advent calendar se convirtió en un acontecimiento no solo familiar sino también social. Cada día de ese Diciembre se esperaba con una ansiedad particular. Mas que eso, una vez llegado el nuevo día, se buscaba el “momento perfecto” para abrir la ventana del día correspondiente y sacar el chocolate que iba a ser compartido entre los presentes. Dos cosas me favorecieron e hicieron posible la magia del compartir -chocolates y momentos- en aquel Diciembre. Primero, el regalo llego casi a mediado de mes, lo que fue un alivio para mí, porque sin romper la tradición de un chocolate por día, de la que nunca antes supe pero que ahora que la sabía no me permitiría quebrantar, pude abrir varias ventanas a la vez y regalar chocolates a mis dos amiguitas del barrio, mi mama, mi tía y mis abuelos.  La segunda cosa buena fue que los chocolates eran relativamente grandes y se les podía coger el gusto con una buena mordidita aun cuando la posesión del dulce no fuera exclusiva.
Incluso después de pasada la navidad y con ella el ultimo chocolate, aun la magia del advent calender seguía flotando en el aire. La cara trasera de mi extraordinaria cajita tenía un dibujo en blanco y negro de Santa Claus en su trineo atravesando un pueblo nevado y repartiendo regalos. Si, era para colorear. Y por supuesto, una vez que la caja estuvo vacía empezó el momento de darle a ese Santa extranjero un buen toque de color tropical. El trabajo fue minucioso pero valió la pena. El dibujo trasero quedo tan lindo como el delantero con todo y modestia -tropical también- aparte.
Mi advent calendar fue por muchos años una historia a contar entre mi familia y mis vecinos cercanos.
Este año, por primera vez desde entonces, encontré un advent calendar. Creo que por primera vez lo estuve inconscientemente buscando. Lo compramos sin dudarlo dos veces y lo escondimos tanto de mi hija que termine por olvidarlo. Hace unos días lo descubrí y sin esperar mas me senté en el piso frente al arbolito de navidad y le enseñe a abrir las ventanitas y buscar los chocolates. No duraron mucho. Dos noches fueron suficientes para que no quedara títere con cabeza ni chocolate en caja. Nos saltamos los números, las reglas, las tradiciones, y fue super divertido verla atragantarse de chocolates y cuando ya estuvo empalagada hasta los ojos, empezar a regalarnos los otros….pa mami…pa papi…pa mimi….pa Narso…
Menos trascendental, menos histórico quizás, pero este advent calendar me trajo sin duda una felicidad indescriptible también. Y es que la magia de la navidad puede tomar las formas mas inesperadas…Para alguien que no sigue al pie de la letra nunca las tradiciones, atrapar esas pequeñas porciones de magia casera es como llenarse de ventanas con sorpresas que duran de navidad a navidad.

Anuncios

4 pensamientos en “La magia de los Advent Calendars

    • Gracias a ti Mr. Sparks por esos comentarios que endulzan mis dias y me inspiran a darle mejor molde y sabor a cada chocolate. Un abrazo doble y nuestros mejores deseos siempre, de corazon.

  1. espero que M.I.A. haya sentido la misma magia de aquella niña a principio de los 90. voy a esperar aquí sentado dentro de 24 años su comentario sobre este asunto jejejeje
    yo experimenté algo parecido con un libro de cuentos fantásticos que me regaló mi mamá cuando apenas sabía leer (me refiero a mi porque ya mimi leía con fluidez)
    esta historia está… “como agua para chocolate”

  2. Hablando del Rey de Roma pase hoy por KONTARTE…. Que lindo esto!!!! Jajaja. No sabia ni que era un advent calendar… Como siempre genial. Ahorita me lo propongo y te busco una editorial… Estoy segura que no sera tan dificil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s