Drama de a peseta

Por Zahylis Ferro

Drama, drama, drama… la gente adora el drama. Y el drama por supuesto nunca falta siempre que haya fieles oyentes dispuestos a reproducir y expandir la dependencia del drama. “El drama viene en muchos paquetes y formas: grandes eventos sociales y naturales inevitablemente crean grandes dramas y, the way I see it, eso está entre los límites en los que el drama está justificado. Sin embargo, una alarmante cantidad de drama proviene de irrelevantes y pequeños eventos que son sacados de proporción para extender y “sazonar” el tiempo de vida de una historia. Drama de a peseta, como yo lo llamo, es esa tendencia a dar publicidad barata e importancia a  las miserias humanas que irónicamente entretienen a los humanos. Detalles de cuán infiel le fue Tiger Wood a su esposa aun son historia. Esos mensajes “inapropiados” que al parecer el jugador de la NFL Brett Favre envió a una reportera de televisión dos años atrás, con  fotos de sí mismo desnudo, han revivido en estos días a raíz de un juego de temporada. Y la lista seguramente sigue, aunque a mí la verdad no me alcance el tiempo para estar al tanto de ella.
Hoy fue un día en el que el drama -justificado- del rescate de los 33 mineros en Chile parecía no dar cabida a otro sentimiento que no fuese el de una emoción sincera de ver un final feliz en una historia que lo merecía. Sin embargo, el drama de a peseta no puede faltar. En mi trabajo tenemos “la suerte” de tener un televisor encendido todo el día al cual no prestamos mucha atención, porque no podemos, pero que sí es muy útil para seguir noticias importantes. El rescate de los mineros, por supuesto, era la noticia de hoy. De la oficina de al lado tres personas pidieron permiso para subir el volumen y escuchar lo que decían en relación al rescate del minero 21. Yo, ajena al mundo y al drama muchas veces, pensé por un momento que quizás era alguien a quien alguno de ellos conocía, y por eso querían estar “ahí” de cierta forma para presenciar el rescate. ¡Ilusa! No tarde en darme cuenta que la expectativa que generaba el minero no era por su resistencia ni sus acciones durante el encierro, ni su carisma ni sus declaraciones, sino quien iba a recibirlo a la salida. Al parecer el minero tenía una amante y una esposa, o una esposa y una amante, da igual. Y claro, ¡DRAMA! Jugoso drama para deleitar paladares poco exigentes con bocados baratos.
Nunca vimos el recibimiento. No sé bien si por confusión en el numero o porque los de la oficina de al lado llegaron cuando el show había terminado. La verdad es que las dos cadenas de noticias en las que vi transmitir el rescate (Fox y Telemundo) no tocaron el tema. Yo por mi parte, lo agradecí. No dudo que habrán suficientes programas, websites y reporteros que vivirán de este drama de a peseta por varios meses. Pero hoy, al menos hoy, y hasta donde yo pude ver, una historia barata no le robó la luz a un momento que merecía su luz propia.

Anuncios

5 pensamientos en “Drama de a peseta

  1. creo que el drama representa la válvula de escape a nuestra realidad. el drama nos lleva a pensar en lo utópico; en aquello que buscamos pero no encontramos en nosotros y en nuestro alrededor. El drama nos ayuda a reir en esos momentos cuando la alternativa es el llanto. El drama nos enfoca en fulano zutano y perencejo en vez de tener que analizar la persona en el espejo. El heroísmo del protagonista del drama nos hace ver que sí se pueden lograr las cosas cuando en verdad debería mostrarnos qué tan faltos de valor somos. En cambio cuando el protagonista falla nos sentimos llenos de una capacidad increible para emitir jucio y señalar faltas cuando en verdad deberíamos pensar qué hariamos si estuvieramos en semejante situación y seguro que nuestra acción no sería muy diferente a la acción tomada por el sujeto en cuestión.

    • Creo que tienes razon Samuel. El drama ajeno es mas saludable porque no tenemos que mirar hacia adentro. Ademas, sazona la realidad. Definitivamente atractivo es….y a todos nos cautiva en cierto momento…el problema para mi es cuando se le va la mano y se vuelve relevante lo irrelevante. Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s