Mis palabras y yo

Por Zahylis Ferro

Cuando me alejo por mucho tiempo de las palabras, ellas se resienten y se vuelven en mi contra. Forman un ejército de mensajes filosos y recriminaciones armadas que por orgullo propio no me enfrentan sino que acampan dentro de mi campo visual, suficientemente  lejos como para presentárseme inaccesibles; suficientemente cerca para con cierto desdén, echarme en cara su presencia. Al principio, absorta por la anti palabra, ni siquiera me doy cuenta de que me alejo, que se me alejan ellas, y el pasar de los segundos puede oler a olvido. No es hasta que el ejército armado hasta los dientes declara  guerra a mis vecindades, que empiezo a darme cuenta de cuánto  extraño mis palabras, de cuanto las he extrañado sin darme cuenta. Poco a poco algunas cosas cobran sentido. El insomnio repentino, el soñar sin sueños, el dolor de  espalda que ni dos Tylenol antes de acostarme podían remediar, no eran otra cosa que puro angustia de ausencia. Y es que cuando las palabras no brotan uno se enferma de palabras, y hasta puede llegar uno a morirse de cualquier dolencia compleja que no es otra cosa que desesperación de palabra hacinada.
Mis palabras me miran con rencor no fingido. Saben que las extraño pero eso no las conmueve. Entonces empieza el coqueteo. Trato de endulzarlas con migajas de historias dulces pero ni siquiera las prueban. Insinúo caricias que se amoldan a sus curvas pero escapan a mis manos. Esperan más y lo sé. Esperan mis palabras, y saben que no las tengo porque se han ido con ellas, y ya no me pertenecen aunque en la lejanía (y en teoría) siguen siendo mías. Y así en como comienza mi aprendizaje de trazos endebles e inseguros. Así es como las conquisto otra vez, quedando desarmada y dejándome conquistar por ellas.
Palabras que no saben de olvido. Mis palabras. Son.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Mis palabras y yo

  1. Todavia no se, como despues de tantas pruebas y reclamaciones, puedes alejarte de tus palabras. Y es que ademas de ser tuyas, son para nosotros…Por ellas, por ti y por nosotros, los que te leemos, minimiza la distancia y dejate conquistar con mas frecuencia.

    • Me hiciste reir. La verdad vale la pena dejarse conquistar y conquistar al mismo tiempo. Minimizare mas las distancias por mi, por ti y por los buenos amigos a los que les gustan mis palabras. Un abrazo.

    • Me siento mejor sabiendo que a ti también las palabras te declaran la guerra de vez en cuando. Ojala cuando haga las pases con las mias salgan cosas tan buenas como cuando tú lo haces con las tuyas. Gracias por estar por acá.

  2. Dichosos aquellos que tienen sus palabras al alcance de la mano. He desterrado las mías, las que me hacían ser yo y ahora escribo con estas que me suenan prestadas. Aún así, no dejo de apreciar las buenas páginas de un libro o esas palabras de mis amigos que nunca han perdido porque siguen naciendo de su esencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s