Desde mi vientre I

Me hubiera gustado haber escrito este poema y regalárselo a mi hija cuando fuese grande. Muchas de las cosas que dice las he sentido y las he pensado. Pero no lo escribí yo. Le salió del corazón y de entre las manos a una ya conocida amiga de kontARTE, Carmen Barroso, de quien ya hemos leído una muestra de su poemario “Huellas para ser Leídas.” Su hija mayor, para quien el poema fue escrito, me lo mandó hace unos días y me encantó. Inicialmente lo publicamos sin título porque creímos que no tenía, y francamente no le hubiera hecho falta, pero recientemente Carmen me dijo que sí, que tenía nombre propio y entonces editamos la entrada. Sin más…

Desde mi Vientre I

Por Carmen Barroso

Desde mi vientre amarte fue mi mejor tarea…
La más bella ilusión.
Te amé con amor de selvas, de océanos,
De estrellas en aluvión.
Con los dolores de antaño
Y en deforme perfección.
Me diste una paz sin sueño
Desbocando la razón
Para acariciarte toda
Y reír tus travesuras
En mi más tierno rincón.
Apareciste un día…
Como eras: sucia de mi,
Limpia del mundo,
Abrazando la inocencia
Ignorante del temor.
Te amé tanto entonces
Que casi gasto el amor.
Te acompañé en la vigilia
De fiebres y enfermedades
Pasos, letras y palabras
Te enseñé con libertades.
Tu me enseñaste con risas
Y las horas del reloj,
A ser mejor cada día, a unirnos cuando un ciclón
Creciste cual árbol nuevo entre mi savia y mi amor,
Trayéndome mil victorias, regalándome una flor,
Despejando nubes grises, a veces, tapando el sol.
Hoy te tengo repetida, ya mujer que despuntó
Haciendo su propia vida con acierto y con error;
Aun apoyada en mis pasos por propia resolución.
Sin embargo, pasa el tiempo…
Aunque el día ya no exista, desde mi vientre fecundo
Allí donde tu creciste como si fueras un Dios,
Por los siglos de los siglos seguiré amándote yo.

Anuncios

2 pensamientos en “Desde mi vientre I

  1. kontarte soy yo de nuevo. Mi hija sigue creciendo… y ya sin pedirme autorizacion. El poema si tiene titulo es Desde mi vientre I, porque esta el dos de mi segunda hija. Es un sentimiento muy controversial e intimo pero tambien bello. Lo sentimos las madres cuando por ley de la vida comienzamos a padecer el Sindrome de Nido Vacio.A las mas jovenes una reflexion : Los hijos son el arcoiris de nuestras vidas, todos sus colores nos alumbran la vida y alegran el alma. Como fue esto una sorpresa , quisiera a traves de Uds, reciprocarsela recordandole que:

    AUNQUE UN DIA YA NO EXISTA, DESDE MI VIENTRE FECUNDO
    ALLI DONDE TU CRECISTE COMO SI FUERAS UN DIOS
    POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS SEGUIRE AMANDOTE YO.

    Gracias a Uds por el enlace y a ella por existir….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s