Revelaciones

Por Zahylis Ferro

Súpose que el silencio agigantaba los pasos
Y súpose también que no eran pocas las horas de espera
Ni las marcas oscuras debajo de los ojos
De tanto dormir sin sueño.
Púsose en la balanza la existencia
Y solo se logró el equilibrio con un buen puñado de lagrimas.
Túvose la certeza de que los pies dolían,
De que ya era casi de noche
De que con la luz del farol no parecía llegarse muy lejos,
Mas, riose en la clara penumbra de los cuerpos
Porque el turbio destino cantado por poetas con antorchas de ideas
No bastaba para dar de comer a su lumbre.
Y entonces vínose el mundo todo
En su lenguaje sempiterno a decir lo sabido,
A mitigar los miedos
A dislocar las ansias del repentino encuentro,
Y proclamose, una vez y por siempre,
Testigo tangible y misterioso
De aquel infinito despertar.

Anuncios

5 pensamientos en “Revelaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s