De escritores e invisibles

 

por Zahylis Ferro

 Escritores invisibles parecen haber por todos lados. Personas corrientes a los que nada extraordinariamente relevante les ha marcado la vida y como consecuencia no han desencadenado una prosa convulsa o un verso escabroso. Están los que escriben lo que les viene a la cabeza en una servilleta de papel que luego va a parar irremediablemente a la basura; los que llevan un diario sin la consistencia del escribir a “diario” pero en el que de vez en cuando dejan pedazos de sus vida que probablemente nadie vaya a recoger; los que sueñan las historias y no se despiertan para escribirlas pensando que va a ser imposible olvidarlas y luego se enfrentan a la decepción de no recordar de que trataban pero que igual llevan el sentir de la historia por dentro; los que escribimos blogs para inmortalizar un poco la continuidad que nos rodea y compartirla con los amigos que también son escritores invisibles (personas comunes) y a los que agradecemos el que estén en nuestras vidas cada día…

 Al mirarme al espejo veo una persona normal: ni alta ni baja, ni blanca ni negra, ni bella ni fea. Me gusta la opera y la salsa. El azul y el rojo. Puedo vivir feliz en el campo y adoro la cuidad. Salvo cantar que hago terriblemente mal y dibujar, que tampoco se me da (aunque con los años he perfeccionado el arte de delinear un muñeco de nieve y creo que ya le he cogido la vuelta) la mayoría de las cosas que emprendo salen medianamente bien. No geniales, pero tampoco malas del todo. Mi padre me dijo una vez que en la vida, no importaba que uno hiciera, había que hacerlo lo mejor posible. La mediocridad es lo único que no es aceptable. Y yo me he registrado de arriba abajo por dentro y por fuera y digo con decepción que hacer lo mejor posible es un intento pero casi nunca el resultado. Quiero culpar el hecho de que soy una escritora invisible. Invisible hasta para mí misma porque escribo en servilletas que boto y cuatro veces intenté llevar un diario y sueño historias que olvido y escribo blogs que le doy a leer a los amigos diciendo las mismas cosas que  podría decirles llamándolos por teléfono. Peor aún, y lo que me hace ser más invisible, es que ni siquiera me empeño en una cosa  transformando la noche en día con tal de lograrla.

Nuestro escritor invisible del libro esta obsesionado con “publicar” y eso desencadena una serie de eventos que creo lo están sacando de su invisibilidad. Quiere ser publicado por una editorial de renombre, quiere ser reconocido, quiere romper con su condición de hombre común al que nada traumático le ha pasado y por lo tanto no puede dar a sus historias esa parte turbia de sí mismo que atrae lectores y lo separa de lo tradicional.

Espero que leer este libro nos ayude a ser menos invisibles y más determinados, y si no podemos cambiar el hecho de que somos personas habituales, no importa. Lo esencial no es ser la persona fuera de lo común que no somos; lo esencial, creo yo,  es ser consistentes en nuestra vida -común- y no conformarnos con hacer, sino como diría mi padre, hacer lo mejor posible.

Anuncios

4 pensamientos en “De escritores e invisibles

  1. Me has hecho llorar cabrona. Yo, bueno, que no sabras tu de mi? Yo soy de los que escribe en servilletas y las guardo para pasarlas a mis escritos. De los que se levanta aunque se este mueriendo y escribe lo que soñó para no olvidarme porque es un perro que me ha mordido muchas veces. Pero nunca, jamás escribo diarios porque al final nadie los lee ni uno mismo, el tiempo es muy corto para perderlo llorando en recuerdos que mayormente deseamos olvidar pues los que el corazón atesora no se olvidan nunca, están siempre allí esperando. Pero a veces dejar de ser invisible no es tan facil, o quizá es que es así lo creemos. Nunca fui de la especie común, naci diferente, igual que tu. Fijate que dije ” diferente ” y no ” rara ” me consuela que siempre pudo ser peor pudimos haber pasado inadvertidos, y eso si que es triste.

    • Amiga, tienes razon, dejar de ser invisibles no es tan facil. Yo creo que es muy pero muy dificil. Pero de eso se trata, de intentar hasta el punto en que quedemos contentos con nosotros mismos y nuestro esfuerzo. Si al final aun no lo conseguimos, bueno…Y nada, como dicen por ahi, si la vida te da limones, haz limonada….Un abrazo…

  2. Ayyyy mi amiga bella…Esta es la vida! Pero acuerdate que mami se gano $3,039.00…el dia menos pensado, el dia que mas hacia falta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s