Casería

por Michael Sixto 

   ¿Quién quiere ser parte de esto, quién va a apoyar al hombre en su loca casería? Ya basta de pretextos  y de lágrimas y de cantos a media noche a la hora de despertar. No hay derecho a romper el silencio que se inflama con el sabor amargo de unas manos.

   Esos pescadores ya vuelven de la mar y sus barcos vienen cargados de esperanza. Lejos han dejado los odios, las tristezas, y hasta los besos de sus mujeres. En el otro extremo del mundo una hormiga le ladra a la luna, los hombres heroicamente duermen sobre la hierba como esperando.

    Si fuera fría esta noche diría que soy feliz, si el silencio me trajera los recuerdos de los árboles, del viento y la familia, en mis cuencas ahogadas brotaría una planta de fuego.

   Somos una generación  sin nombre adelantada al tiempo del final. No hay espacio para todos en la casa de los sueños, alguien debe volver por un suspiro o por un pedazo de pan y en la última hora recoger de entre las hojas la nostalgia del primer beso.

   Salir afuera es como regalar la vida. La soledad y el tumulto están de par en esta carrera. El camino se agrieta y del sol no queda ni la sombra como cuando jugábamos  a verlo morir dentro del mar a la hora ninguna de sabernos solos. 

   Todos estamos en peligro, en la cascada o en la  roca que se rompe tras la mirada. Las aspas del molino suenan ya como relojes oxidados, desgastados por el tiempo, anunciando la terrible casería. Refúgiense donde puedan hasta que todo pase porque nada resistirá la embestida.

   Pobres, pobres de esos que dijeron tenerlo todo, que morían de felicidad contemplando el sueño  sereno de sus hijos.

   Los amantes serán los primeros ahogados por la rabia ancestral  que viene cortando cabezas y las madres caerán de espanto.

   Ha comenzado esta guerra sin cuartel bajo la falda de la luna manchada de rojo y el rastro de corales se esparce entre las rocas. Ruido de metales, cristales rotos, y alguna risa inocente de un niño que muy pronto se irá a la cama sin su acostumbrado beso de cada noche.

   Los hombres han asaltado el mundo eliminando así toda diferencia. El cielo pintado de negro refleja ya el alma de los insectos monstruosamente cuerdos. La perfección es sinónimo de igualdad, por eso ya nadie canta. Ya no hay llanto, solo hombres con sus cascos patrullando cada calle, en busca de una flor.

Anuncios

2 pensamientos en “Casería

  1. Un poco tétrico, pero de muy buena calidad… me gusta el mensaje detrás de la oscuridad de esas palabras tristemente ¿futuristas?

  2. Un poco sí. Es quizás una mezcla de todas esas cosas que a diario nos hacemos a nosotros mismos, o vemos hacer, sin importarnos nada y que (espero para bien que esté equivocado) terminaran por destruirnos a todos.
    Muchas gracias por tu comentario, esperamos verte por acá con frecuencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s